Maestría en Felación: Técnicas para el Placer Mutuo

Maestría en Felación: Técnicas para el Placer Mutuo

Existen muchas palabras y expresiones para definir el sexo oral con un pene: mamada, felación, chupar pollas, entre otros. Aunque es un tema que se habla con frecuencia, puede resultar intimidante o difícil de dominar. Pero no te preocupes, aquí encontrarás consejos, trucos y técnicas para dar la mejor felación posible.

Antes de sumergirnos en el tema, es importante establecer algunas reglas básicas: la seguridad y la comunicación siempre deben ser lo primero. Asegúrate de que tú y tu pareja se sientan cómodos en cada paso del camino y tengan espacio para expresar lo que les gusta y lo que no les gusta. Además, recuerda que aunque las técnicas descritas a continuación han sido probadas, todos somos diferentes y lo mismo ocurre con los penes. Lo que podría parecer celestial para una persona, podría ser francamente horrendo para otra. El placer proviene no solo de la técnica, sino de todo el erotismo del momento.

Aquí hay algunos consejos, trucos y tácticas para la mejor felación:

1. Lento y constante se gana la carrera

Como la mayoría de las relaciones sexuales, una felación puede requerir juegos previos. Aprovecha este tiempo para acariciar a tu pareja por su zona más sensible, chuparle los dedos para que se haga una idea de lo que está por venir, rasca suavemente el eje con las uñas, entre otras cosas. También puedes usar tu boca: besos ligeros sobre la ropa interior, algunos lamidos en el eje o usar la lengua para endurecer el pene es una buena manera de asegurarse de tener una erección completa.

2. Siempre puedes contar con tus manos

¿Quién dijo que el sexo oral significa “sin manos”? Una buena mamada es una experiencia para todo el cuerpo, así que usa tus manos también. Si a tu pareja le gusta, puedes estirar la mano y torcer un pezón, acariciar la parte interna del muslo, entre otras cosas. Y si te empieza a doler la mandíbula, es cuando tus manos pueden ser útiles.

Puedes envolver tu mano dominante alrededor del eje de la base y usar la lengua para jugar con la punta o el frenillo.

Luego, desliza tu mano hacia tus labios mientras haces una señal O con tu pulgar y el resto de tus dedos contra tus labios. (Para este paso, como la mayoría de las mamadas, cuanto más húmedo, mejor). Ahora puede comenzar a mover la mano y los labios hacia arriba y hacia abajo por el pene.

Esta técnica es perfecta para aplicar más presión que usando solo la boca o para replicar una garganta profunda.

3. Hazlo húmedo y baboso

La saliva es el lubricante más fácil de encontrar en la naturaleza, lo cual es excelente porque a nadie le gusta una mamada seca. La saliva ayuda a reducir la fricción dolorosa y asegura que los movimientos de la mano y la boca sean suaves y placenteros. Escupir en el pene antes o durante el sexo oral es una buena forma de agregar humedad durante la experiencia. Si sientes que tu boca se está secando, puedes tomar un sorbo de agua, pedirle a tu pareja que te escupa en la boca o concentrarte en otras sensaciones por un rato para recuperarte, como sacudir el frenillo.

4. Haz funcionar tu lengua

Tu lengua es una herramienta esencial para dar una mamada espectacular. ¡Realmente es la estrella del espectáculo! El calor, la humedad y la textura de la lengua son algo que no se puede replicar, así que úsala. Manténla suelta y suave cuando muevas la cabeza hacia arriba y hacia abajo, agrega más estructura y forma cuando uses la punta de la lengua para jugar con el frenillo y la cabeza del pene (también conocidos como los puntos más sensibles).

También puedes dejar que tu mandíbula descanse de toda la succión, usando el lado plano de la lengua para lamer el pene desde la base hasta el eje, o para rodear delicadamente la cabeza del pene con el interior de tus mejillas.

5. Texturas, temperatura y sabor

Desde la aspereza de tu lengua hasta las crestas del paladar o el interior suave y acolchado de tus mejillas: ¡tu boca es un tesoro de texturas naturales! Intenta utilizar todo esto para crear una dimensión de placer para tu pareja. También puedes jugar con la temperatura soplando suavemente sobre la piel húmeda o tomando un sorbo de una bebida caliente antes de volver a ello. Y si estás intentando añadir nuevas sensaciones: ¡come un caramelo de menta, por ejemplo!

6. Atención a los testículos

Los testículos pueden ser una zona altamente sensible para algunas personas. Asegúrate de darles atención durante la felación. Puedes acariciarlos suavemente, chuparlos o lamerlos. Pero ten cuidado de no aplicar demasiada presión o hacer movimientos bruscos ya que pueden ser dolorosos. Comunícate con tu pareja y pregúntale si le gusta la estimulación testicular antes de continuar.

7. No te olvides de la comunicación

Como mencionamos al principio, la comunicación es clave para tener una experiencia sexual segura y satisfactoria. Asegúrate de preguntar a tu pareja lo que le gusta y lo que no le gusta. Presta atención a su lenguaje corporal y sus gemidos para saber si estás haciendo algo bien o si necesitas cambiar de técnica. Y si algo no se siente bien, dilo. La comunicación abierta y honesta puede hacer que la experiencia sea mucho más placentera para ambas partes.

En resumen, dar una buena felación no se trata solo de técnica, sino también de comunicación, seguridad y emoción. Sigue estos consejos y trucos para ofrecer una experiencia oral increíble a tu pareja. Pero recuerda que cada persona y cada pene son diferentes, así que no tengas miedo de experimentar y encontrar lo que funciona mejor para ti y tu pareja.

Cómo hacer que una mujer tenga un orgasmo en 15 minutos: guía paso a paso
Cómo hacer que una mujer tenga un orgasmo en 15 minutos: guía paso a paso

8. Juega con la velocidad y la presión

No todas las personas disfrutan de la misma velocidad y presión en la estimulación del pene, así que es importante explorar y comunicarse con tu pareja para saber lo que les gusta. Puedes empezar con movimientos lentos y suaves, aumentando gradualmente la velocidad y la presión según la reacción de tu pareja. También puedes variar la presión aplicada en diferentes partes del pene, como el frenillo o el glande, para aumentar la sensación de placer.

9. Experimenta con diferentes posiciones

El sexo oral no tiene por qué ser siempre en la misma posición. Puedes probar diferentes posiciones para encontrar la que sea más cómoda para ti y tu pareja. Algunas opciones incluyen estar arrodillado frente a tu pareja, tener a tu pareja acostado mientras estás de rodillas al lado de la cama, o incluso hacerlo mientras tu pareja está de pie.

10. No olvides los testículos

Los testículos son una zona erógena importante en los hombres y pueden ser estimulados durante la felación. Puedes usar tus manos para acariciarlos suavemente mientras estimulas el pene con tu boca, o incluso lamer y chuparlos si a tu pareja le gusta. Es importante tener en cuenta que los testículos son muy sensibles, así que asegúrate de ser delicada y de preguntar a tu pareja si le gusta la estimulación en esa zona.

En conclusión, el sexo oral es una forma de estimulación sexual que puede ser muy placentera para los hombres. Siempre es importante comunicarse con tu pareja para saber lo que les gusta y lo que no les gusta, y explorar diferentes técnicas y posiciones para encontrar lo que funciona mejor para ambos. Con estos consejos y trucos, podrás dar una felación increíble y darle a tu pareja una experiencia sexual inolvidable.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *