El arte del sexo oral: placer femenino asegurado

El arte del sexo oral: placer femenino asegurado

El cunnilingus es una de las prácticas sexuales más placenteras, pero ¿cómo se hace bien? Durante años, el placer femenino ha sido silenciado, especialmente en lo que se refiere al sexo oral y aún más en las relaciones entre mujeres. Con este artículo se quiere reivindicar el cunnilingus como el camino hacia el orgasmo más placentero… si se sabe hacer correctamente. ¡Hagamos que el cunnilingus sea genial de nuevo!

¿Qué son los cunnilingus?

El cunnilingus es una forma de sexo oral en la que la boca explora a fondo el clítoris, la vulva y la entrada de la vagina de la pareja sexual. La lengua y los labios deben estimular al máximo los órganos sexuales femeninos hasta que se alcance el placer máximo. Un buen cunnilingus implica lamer, chupar, mordisquear, succionar… lo que haga sentir más placer a quien lo recibe.

El cunnilingus es la práctica sexual con la que más mujeres alcanzan el orgasmo. Sin embargo, se recomienda dejar a un lado las expectativas y concentrarse en disfrutar del momento, tanto si se está dando placer como si se está recibiendo.

Para hacer sexo oral a una mujer, hay dos pilares importantes: conocer bien la anatomía femenina y tener una comunicación fluida entre quien lo da y quien lo recibe. Los órganos sexuales femeninos están llenos de terminaciones nerviosas, especialmente el clítoris, que tiene unas 8.000. No existe una fórmula mágica, por lo que lo más importante es estar receptivo a las reacciones de la pareja, observar las señales y preguntar si le gusta esto o aquello y con qué intensidad.

¿Cuáles son los mejores cunnilings?

El mejor cunnilingus es aquel que es 100% seguro. El sexo oral no está exento de transmitir infecciones sexuales, por lo que es fundamental utilizar protección (una barrera bucal, por ejemplo) para practicar un cunnilingus.

Antes de acercar la lengua a la vulva y vagina de la pareja, es importante caldear el ambiente, acariciar otras zonas sobre la ropa o directamente sobre la piel para activar su deseo sexual. Una vez que la pareja está a tono, hay cinco puntos clave que se pueden estimular: labios mayores, labios menores, vagina, capuchón y clítoris.

Comienza a lamer con suavidad, sin intensidad, los labios mayores y menores. Trata de ser delicado y sensual: lamiendo de abajo hacia arriba la vulva, se irán preparando el resto de zonas erógenas. Céntrate en los labios menores y cambia el movimiento de la lengua para hacerlo de manera circular. El sexo oral no implica que no se puedan usar las manos: mientras se estimulan estas zonas, se pueden tocar con los dedos la entrada de la vagina, presionando suavemente. Deja que la pareja indique si le gusta y ajusta la intensidad.

Una vez que prácticamente toda la vulva está que arde, es el momento de llegar al clítoris. Comienza poco a poco, con movimientos muy suaves alrededor y ve notando cómo se hincha. Si la pareja está muy excitada, es el momento de succionar el clítoris.

Cómo hacer que una mujer tenga un orgasmo en 15 minutos: guía paso a paso
Cómo hacer que una mujer tenga un orgasmo en 15 minutos: guía paso a paso

Cómo realizar sexo oral de forma efectiva (para mujeres)

Lo mejor del sexo oral para las mujeres es que se pueden estimular muchas zonas erógenas para lograr el máximo placer. Sin embargo, es importante tener en cuenta que el placer femenino se cocina a fuego lento, por lo que no es recomendable ir directo al grano sin antes estimular otras zonas del cuerpo.

Una vez que tu pareja está a tono, tenemos cinco puntos clave que tantear: labios mayores, labios menores, vagina, capuchón y clítoris.

Comienza a lamer con suavidad, sin apenas intensidad, los labios mayores y menores. Trata de ser delicada y sensual: lamiendo de abajo hacia arriba la vulva conseguiremos ir preparando el resto de zonas erógenas. Estas dos zonas son muy importantes para la excitación, pero requieren de mucha sutileza. Céntrate en los labios menores y cambia el movimiento de tu lengua para hacerlo de manera circular. El sexo oral no significa que no esté permitido usar las manos: mientras vas estimulando estas zonas puedes ir tocando con tus dedos la entrada de la vagina, presionando suavemente. Deja que ella te diga si eso le está gustando y ajusta la intensidad. Una vez que prácticamente toda la vulva está que arde, es el momento de llegar a la joya de la corona: el clítoris.

Empieza poco a poco, con movimientos alrededor muy suaves y ve notando cómo se hincha. Si notas que la persona está muy excitada, es el momento de comenzar a succionar el clítoris. Sigue jugando con tus dedos en su vagina. Intenta ir al tiempo, succionando con tu lengua el clítoris y presionando con tus dedos su punto G.

Si consigues dar con el compás que le gusta a ella, es un movimiento infalible. Y como siempre, nadie nace aprendido. Practica, pregunta, no des nada por supuesto y sé humilde contigo y con tu pareja.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *